La imagen puede contener: una persona, sonriendo, sentada, exterior y agua

Cazando"caballitos".

Por: Luis Rodriguez Silva.

...Ya desde ahí se escuchaba el ruido que producía la corriente de aquel pequeño rio al continuo chocar con rocas que no pensaban dejar su lugar, habían hecho de este lugar su estancia y ya hasta estaban verdozas, cubiertas de lama, por lo tanto reabalosas para mis pies descalzos que alguna vez habian intentado pisarlas para, probando mi equilibrio cruzar dicho riachuelo.

Escuchaba yo el tan ya familiar sonido al cruzar bajo de aquel puente de piedra que permitía permitía el paso sobre el arroyo a aquella unica y polvorienta calle de mi barrio.

Desde ahí se miraba que asomaban ya las puntas de aquellos carrizos regordetes y de un verde opaco que desde que recuerdo estaban ahí a la orilla de el rio, meciendose a un mismo ritmo como practicando una danza especial o como queriendo deshacerse del peso de aquellas parvadas de negros y ruidosos tordos que hacian de la carricera su hogar.

Al seguir caminando sobre el lecho de aquel arroyo, se tornaba su superficie cada vez mas arenoza y mis pasos eran con mas esfuerzo tratando de avanzar mientras mis huaraches se hundian levemente y la arenilla castigaba mis pies agrietados.

Por fín miré un estrecho del rio, bordeado por montesillos de verdeamarillos y olorosos jarales y justo en su orilla crecía el berro.

Se escuchaba la algarabía de voces femeninas entre el murmullo de la corriente, un poco mas abajo estaba un nutrido grupo de mujeres lavando su ropa, ahí alcanzé a mirar la muy conocida por mi, la colorida y adornada por flores pintadas, gorra de mi madre que asomaba sobre las demas que las otras mujeres portaban.

Tambien mi madre lavaba ahí, solo que ella lavaba ajeno para llevar comida a mi mesa.

Me encaminé hacia ella y antes de llegar ya ella andaba caminando a media corriente con sus naguas arremangadas.

Con calma la esperé en cuclillas cerca a su lavadero y su tina de ropa.

Sus manos se hundían en el agua como hurgando en ellas, de repente se asoma una gran piedra algo tableada y ella seguía terca queriendo llevarla hacia la orilla.

-Ya tenía dias con ganas de sacar otro lavadero-

Decía mientras la acercaba con duras penas hacia la orilla.

-P'a que quiere tanto lavadero Doña Jose?, si todos estos son suyos- 
Decia alguna señora sin dejar de fregar la ropa contra la dura roca o lavadero.

Pos p'a cuando yo llegue tener dionde escoger.

Mi madre por fín acomodó su nuevo lavadero y se dispuso a estrenarlo.

Traite mis garras p'aca m'ijo ya que vinites!.

Tam'ien traite el jabón, con cuidado y lo vayas a tirar porque eres muy babieco m'ijo.

Cumplida mi encomienda me dispuse a usar mi tiempo y enseguida me busqué unas bolsitas de detergente de aquellas de ariel y roma.

En ellas trataba de atrapar las burbujas de jabon que la corriente arrastraba en una especie de fila.

De pronto miré una libélula o caballito del diablo de los azules que se posó en una ramita de sauce que casi tocaba el agua, llamó mi atención y con sigílo me acerqué por su parte tracera esperando atraparlo por su larga cola con las yemas de mis dedos, debería ir despacio, muy despacio, ya estaba a un centimetro de mi objetivo,cerré mis dedos rapido pero sin oprimir para no hacerle daño.... y ahí lo tenía!.

Entre sorprendido y molesto a la vez, doblaba su cuerpesillo en perfecto arco tratando de liberarse, sus patas eran algo bruscas y se pegaban a mis dedos como queriendo escapar mientras aleteaba con un zumbidito suave.

Sus enormes ojos de color y cristalinos se cruzaron con los mios en obvio reproche por haberlo atrapado.

'Ama mire atrapé un caballito azul!

Ella solo me dirigió un ligero vistazo y siguió en su tarea.

Despues de un rato solo lo liberé y me acosté a holgazanear bajo las ramas de un sauce llorón en espera de mi madre.

El susurro de la corriente me arrulló mientras miraba las nubes que pasaban hacia el sur.

-Andale muchacho argenudo agarra la tina y vamonos...-
Me dijo mi madre mientras me jalaba el pelo rebelde de niño de pueblo....

Vistas: 69

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Club Tabasco Zacatecas para agregar comentarios!

Únete a Club Tabasco Zacatecas

VISITANTES


© 2018   Creada por zacatecas.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio