Villa del Refugio, Zacatecas.

17 de abril de 1907

Hola. Mi nombre es Arturo y tengo 7 años de edad. Nací el día 26 de febrero de 1900. Mi mama dice que llegue junto con el siglo nuevo. Vivo en un pequeño pueblo del Estado de Zacatecas; se llama Villa del Refugio; aunque también algunas personas le dicen Tabasco, aunque son pocos los que le nombran así.

Como les decía, mi pueblo es muy pequeño ya que apenas rebasa los 300 habitantes y no dista de más de 12 manzanas. Cada calle perfectamente empedrada. Cada una de las casas de la Villa tiene su marco de cantera que engalana a la perfección sus bellas puertas de roble, de encino o de mezquite. A su vez detrás de estas puertas vamos a encontrarnos con un zaguán. Mismo en el que la mayoría de los habitantes de la Villa solemos pasar parte de la tarde platicando con la familia o amistades. En su mayoría las casas son de adobe, pero las más antiguas están erigidas perfectamente con piedra y cantera. Una de ellas es precisamente en la que yo vivo. Aquí todas las casas cuentan con un pozo de agua del cual bebemos y con la que hacemos uso para regar nuestras plantas. Les platico que mis papas tienen plantado una lima y un granado; de los cuales ocasionalmente comemos.

Hace apenas unos días que pasó la semana santa. En La Villa del Refugio es muy colorido el “Domingo de Ramos”. Fiesta que según cuentan mis abuelos ya la festejaban aquí desde hace más de 80 años. El “Domingo de Ramos” desde muy temprano a las afueras del templo de la Inmaculada Concepción vienen señoras de Tepeta, Coyoque y algunas otras de Huiscolco. Lo mismo que del barrio de Santo Santiago y del barrio de San Nicolas. Estas señoras se disponen a vender por algunos cuantos centavos “Ramos y Palmas” para ser bendecidos en la misa de 8 o en la de medio día.

Una vez que los feligreses salieron de misa, se disponen a pasar un rato en Familia o con los Amigos en el Parían que está a un costado del Templo y otros tantos en la placita que está a un costado. En el parían se puede encontrar todo tipo de vendimia. Aguas Frescas, Atole y hasta Pulque. Al igual que Camotes y Tamales. Los niños como yo gustamos más de los dulces de biznaga y de leche que ahí también venden. En otra ocasión les platicaré a más detalle sobre el parían. Lo que ahora me ocupa es seguirles contado de la fiesta.

El “Domingo de Ramos” no puede faltar la música de viento. Para fortuna de todos los pobladores contamos con una banda municipal de música que engalana todas y cada una de las fiestas de la Villa. Esta banda toca principalmente marchas y valses que hacen la delicia de chicos y grandes. No se diga de los enamorados que aprovechan para lucir sus mejores pasos.

La placita es muy pequeña ya que cuando se construyó el parían se tuvo que tomar una parte de terreno para su construcción. Hay planes para levantar un quiosco en el centro y embellecer con algunos árboles. Por lo pronto ya se le han puesto algunas bancas de madera para que la gente pueda sentarse a platicar un rato ya sea cuando va de pasadita o cuando salen de misa.

La tarde ya empieza a ceder y la gente comienza a retirase a sus casas. Los más aventurados cerraran las tiendas del parían un poco más tarde y se retiraran casi en penumbras acompañados de su lámpara de petróleo. Ya son las 8 y media de la noche. Comeré algo de pan y leche y me dispondré a dormirme. Mañana será un díamás en la Villa del Refugio.

CONTINUARA……………

 

 

Nota: Este relato es una mezcla de Ficción, Historia y Relatos Orales. Tal vez algunas fechas, descripciones, nombres o lugares pueden o no corresponder a la época del relato. Gracias por su comprensión.

Paul Duran Avila

Vistas: 74

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Club Tabasco Zacatecas para agregar comentarios!

Únete a Club Tabasco Zacatecas

VISITANTES

JUSTO SIERRA #58

Col. Centro

Pedidos al 463 101 6217

Sucursal Victor Rosales

Esquina Santos Degollado

Pedidos al 463 95 34048

© 2017   Creada por zacatecas.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio